Claves en las diferentes etapas del deporte

Claves en las diferentes etapas del deporte

Una vez más el entrenador de pádel Fabio Pablo Romojaro López vuelve a escribir en exclusiva para MundiPadel, en esta ocasión lo hace sobre las claves en las diferentes etapas del deporte. Recordamos que esta temporada será el entrenador de jugadores tan conocidos como Franco Stupaczuk, Juan Restivo, Chico Gomes, Delfi Brea, Agustín Gomez Silingo, Martín Di Nenno, Pablo Lijo y Fede Quiles.

Claves en las diferentes etapas del deporte

Actualmente la actividad física está extendida en todas las etapas de  la vida (niñ@s, adultos, tercera  edad). La práctica de ejercicio físico realizado de forma sistemática en buenas condiciones, ayuda al desarrollo armónico del niñ@. Por el contrario si se practica irregularmente y  sin los cuidados pertinentes,  puede  influir  negativamente en su crecimiento. La actividad que se realice debe estar adaptada a su edad  biológica para no perjudicar su desarrollo morfofuncional, por lo que hay que evitar una  especialización  precoz.

Es imprescindible  ver  las diferencias que  existen  a  todos los niveles  entre un  niñ@ y un adulto para poder marcar correctamente las pautas de entrenamiento en estas edades. La  actividad física en un niñ@  debe tener  como  objetivo  principal  favorecer  el  desarrollo general y armónico de todos los sistemas, y para ello, es necesario que no sigan los mismos principios que en el entrenamiento  de los adultos. De esta forma, nos  vemos  obligados a insistir y recordar  las diferencias  entre el niñ@  y el adulto:

Diferencias metabólicas  y  hormonales: Debido  a  que el cuerpo  del  niñ@ está en  un proceso de crecimiento constante, sus recursos energéticos son utilizados mayoritariamente en este proceso. Es por ello que una actividad excesiva puede perjudicar el proceso de crecimiento utilizando esos recursos energéticos para las exigencias propias de la actividad. Además, el sistema hormonal  se va desarrollando progresivamente  en estas edades, condicionando de forma  directa el  desarrollo del metabolismo  anaeróbico y la fuerza.

Diferencias antropométricas: Como ya hemos dicho antes, el crecimiento es  constante, y  el niñ@ se encuentra  con un cuerpo que cambia diariamente de proporciones. Así pues, se  ve sometido continuamente a un proceso constante de adaptación a su nuevo cuerpo.

Diferencias en el aparato locomotor: Tanto las estructuras óseas como las musculares y tendinosas, todavía no están desarrolladas  por completo y, debido a ello, la resistencia que pueden ofrecer a las cargas es limitada. Estas cargas pueden afectar a las mencionadas estructuras a través de lesiones de consecuencias negativas para el correcto desarrollo del niñ@.

Diferencias  en  el  sistema nervioso: En estas  edades, la capacidad de  asimilación del  niñ@ está  en pleno  desarrollo, y es por  tanto, el momento adecuado para aprender  las bases motoras que posteriormente permitirán el rendimiento en cualquier  disciplina deportiva. Es decir, el entrenamiento de un niñ@ debe ser  de  una  gran riqueza motora, con gran variedad de experiencias y movimientos.

Diferencias sociales: La práctica deportiva se ve condicionada por factores  extrínsecos  al niñ@ (padres, amigos, profesores…) debido a  que este todavía  no  es  independiente y no tiene  autonomía  para decidir la actividad física que  desea  realizar.

Diferencias psicológicas: Los intereses de  un niñ@, evidentemente, son diferentes  a  los  de  un adulto, es por esto, que sus responsabilidades, valores y  motivaciones  respecto  al deporte varíen  de los del  adulto, y esto influirá directamente  en  el  entrenamiento. Viendo  estas diferencias  podemos  estar  en condiciones  de dar un paso adelante y  poder marcar las bases que condicionen  el  entrenamiento  en  estas  edades. Estas  bases  deberían  adaptarse  al desarrollo fisiológico del  niñ@ y  no al cronológico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here